La gente infeliz es la única que le gusta criticar la vida ajena

Hay personas a las que les fascina criticar a los demás… Sí, viven criticándolo todo. Para ellos, nada de lo que otros hagan es suficiente, todo está mal o nada les gusta. Lo que es peor… lo hacen en el trabajo, en casa, con los amigos, con la familia o con los hijos.

Probablemente ya conoces a alguien así. A lo mejor se te está pasando alguien por la cabeza… o simplemente tú mismo te comportas de esa manera.

Ahora bien, debes saber que la gente que le gusta criticar todo el tiempo a las demás personas, o la vida ajena de otros, es completamente infeliz o tiene una autoestima baja.

En este apartado, vamos a tratar con un poco más de ahínco las consecuencias que ocasiona este mal accionar.

Criticar nos hace infelices

Hay un refrán popular que reza así:

Cuando apuntas con el dedo, recuerda que tres dedos te señalan a ti.

Como se dijo al principio, hay personas que suelen ser demasiado críticas y a las que les cuesta una barbaridad emitir comentarios positivos, amables o elogios para con los demás. Probablemente consideran que hacer esto les restará valor propio.

Y puede que su conducta se justifique por eso mismo: un problema de autoestima o autovalor. A lo mejor, piensan que el hecho de señalar los defectos de los demás, eclipsarán los suyos propios. Más allá del posible razonamiento existente en la mente de estas personas, lo único que está causando todo esto, es un grave daño en ellas mismas.

Persona infeliz

Ensombrecer el lado negativo de uno mismo criticando a otros, la verdad, no es una estrategia muy efectiva, pues esta actitud únicamente resulta pesada para las personas que tienen que aguantar todos estos comentarios negativos todo el tiempo.

Las críticas y la autoestima

En ocasiones, los seres humanos nos comportamos de un modo muy particular, sobre todo, a la hora de querer mejorar nuestra autoestima. Algunos de estos comportamientos suelen ser más constructivos que otros.

Así, por ejemplo, hay quienes leen libros de autoayuda, ven videos de crecimiento personal, van a talleres motivacionales, o acuden con un psicólogo… con el objetivo de sentirse mejor consigo mismos.

Por otro lado, están quienes prefieren usar como recurso la crítica, los juicios o las descalificaciones… y el objetivo es el mismo: mejorar la autoestima.

¿Cómo se podría explicar esto último? Bien, a través de algunos ejemplos.

En un entorno laboral, estas personas creen que el compañerismo no existe. El mejor recurso que tienen, para ellos quedar bien en su trabajo y no sentirse inferiores, es criticar la forma de trabajar o ser de otro compañero que intenta destacar o sobresalir; con el fin de que se vea como “la mala persona” o “el incompetente”.En el hogar, las personas que son muy críticas, en teoría, todo lo hacen mejor que los demás y lo darán a conocer en todo momento. Igual que en el caso anterior, para evitar sentirse menos o inferiores. Aunque, la realidad es otra, pues estas son personas a las que les cuesta mucho hacer las cosas por ellas mismas.

Es más fácil criticar que hacer.

Elevar tu autoestima valiéndote de la crítica, únicamente terminará ocasionándote conflictos con los demás. Hay formas más saludables de mejorar tu autoestima, claro está.

El miedo a quedar expuesto

Detrás de toda crítica, también existe miedoMiedo a que, señalando lo positivo de los demás, se den cuenta de nuestras limitaciones o carencias.

Así pues, una persona que señala los defectos de otra, cree que la atención de los demás se desplazará hacia los errores de la persona señalada. La persona que critica considera que quedará como una persona competente, inteligente y astuta, que no solo comete errores, sino que también es capaz de “detectar y señalar los errores de los demás”.

Señalar con el dedo a alguien es fácil. Pero, llevar a cabo la tarea que otros hacen, no es tan fácil que digamos. Y esto les sucede mucho a las personas que critican todo el tiempo. El detalle está en que, si estas personas quedan en evidencia, nos daremos cuenta de que, al igual que todos nosotros, ellas también pueden cometer errores. Sin embargo, su frágil autoestima no sería capaz de soportarlo.

El peligro de criticar a un niño

Es especialmente preocupante el papel que juegan las personas adultas que constantemente critican a sus hijos.

Criticar a un niño

En su empeño por “educar”, tienden a señalar todo lo que estos hacen mal: si van despeinados, si no limpian su cuarto, si no pudieron hacer una tarea bien, si no pueden estar quietos o si no obedecen. Aquí, empiezan a tener lugar los calificativos negativos, tales como: “eres un desordenado”“eres demasiado inquiero”“eres muy desobediente”, entre otros.

A muchas de estas personas les cuesta enormemente decirles frases positivas a sus hijos o enseñarles de forma adecuada a hacer las cosas. En cambio, su patrón mental sugiere la idea de que: “si le digo en qué falla o lo descalifico, es porque quiero que mejore, sé que es capaz de hacerlo mejor”.

Seguramente, estas personas sí quieren y aman a sus hijos, pero el mensaje que intentan transmitirles es bastante diferente y muy errado.

Ahora bien…

¿Te reconoces en alguno de estos ejemplos?

Si a lo largo de esta lectura, te sentiste identificado con alguna de estas situaciones y consideras eres muy crítico en ocasiones, no te preocupes. Todos caemos a veces en este tipo de actitudes, pero, lo bueno es ser consciente de ello para intentar cambiarlo y esta es tu oportunidad.

Te propongo un cambio de actitud:

Deja de esforzarte por criticarlo todo, pues la verdad, tiene que ser agotador vivir así.

Si consideras debes mejorar tu autoestima, empieza a hacerlo, mediante la lectura, la reflexión, la introspección o acudiendo con un profesional. Asimismo, comparto contigo esta lectura que podría darte una guía al respecto de esta tarea: cuida tu autoestima y tu autoestima cuidará de ti.

Si vives en un constante estado de alerta, con miedo a que se descubra esa partecita que crees es oscura de ti, ¡no te alarmes! Permite que eso suceda, haz que se destape el pastel y que los demás se den cuenta de que tú también eres imperfecto… ¡como todos nosotros! ¡Bienvenido al club! ¡No te agobies, somos muchos!

Te propongo también que enfoques toda tu energía en tus objetivos. Esto te mantendrá tan ocupado, que evitarás buscar y señalar lo negativo de los demás… ¿Tienes claro cuáles son tus objetivos o metas en esta vida? ¡Tienes tarea pendiente entonces!

Por último, esfuérzate así sea un poco en encontrar y destacar lo que te gusta de los demás. Todos tenemos aspectos positivos y negativos, aciertos y errores, puntos fuertes y débiles… ¿Hay algo malo en destacar lo positivo de los demás? ¡Creo que no! ¡Considero que sería lo mejor!

Consejo final

Recuerda: criticar a los demás, únicamente te lleva a una vida de infelicidad…

¿Tú quieres ser infeliz?, yo creo que no.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru

Sé el primero en comentar en «La gente infeliz es la única que le gusta criticar la vida ajena»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*