Sáb. Dic 3rd, 2022

Cada vez que se instala una aplicación en el celular habría que mirar los términos y condiciones de uso: ¿Qué información estamos brindando? ¿Con qué propósito se utilizará? ¿Qué tipo de permisos le estamos otorgando a esa plataforma?

Todo esto hace alusión a la política de privacidad que tiene la compañía. La lógica diría que habría que tomarse el tiempo para analizar esta situación, pero en la práctica esto no suele ocurrir por dos grandes motivos:

1) Los usos y costumbres han convertido en práctica habitual descargar plataformas al móvil sin mirar “la letra chica” presente en su política de privacidad. Hay una mezcla de desinterés por investigar las políticas de uso/privacidad y otro tanto de desconocimiento respecto de qué implicancia puede tener otorgar información sobre el equipo y/o las prácticas que se realizan online.

También hay una suerte de resignación en muchos usuarios que repiten como lema “no importa, que obtengan la información que quieran”. Creen que, de algún modo es una transacción justa o necesaria por lograr utilizar una app que les permitirá conectar con otros usuarios, editar fotos o cualquier otro servicio que le resulte útil. Es visto como una suerte de “win win”.

2) El otro punto a tener en cuenta es que aún cuando a algunos usuarios puede resultarles importante o necesario conocer las políticas de privacidad de una plataforma, no siempre se cuenta con el tiempo para digerir toda esa información. Según un informe de Visual Capitalist, en el que se evaluaron 21 plataformas, leer las 15260 palabras de los términos y condiciones de Microsoft llevaría poco más de una hora. En cuanto a Tik Tok o Spotify, el tiempo necesario sería de 35:48 minutos y 31:24 minutos, respectivamente.

¿Qué hacer ante esta situación? La primera medida es lograr que las empresas utilicen lenguaje más llano en sus términos y condiciones y que elaboren versiones más sintéticas para que puedan ser leídas y comprendidas por el común de la gente. Esto es algo por lo que se viene luchando desde diferentes sectores y en el último tiempo algunas plataformas han hecho cambios en este sentido pero aún falta mucho por hacer.

Como segundo punto es necesario que la población se capacite para comprender mejor este tipo de normas y el alcance e impacto que pueden tener en relación a sus información. Alfabetización digital es la palabra clave aquí.Portada del libro “Acepto las Condiciones: usos y abusos de las tecnologías digitales”, escrito por Cristóbal CoboPortada del libro “Acepto las Condiciones: usos y abusos de las tecnologías digitales”, escrito por Cristóbal Cobo

Cristóbal Cobo en su libro “Acepto las Condiciones: usos y abusos de las tecnologías digitales”, destaca la importancia de que la ciudadanía desarrolle habilidades vinculadas al alfabetismo de datos o de redes, entre otras capacidades. Esto les permitirá comprender mejor los sistemas que emplean, desarrollar un análisis crítico y así podrán cultivar mayor libertad a la hora de elegir qué consumir y cómo hacerlo.

Qué son los términos y condiciones de una aplicación

Son las cláusulas legales que determinan la forma en la que se puede usar la información y acceder a los contenidos de una página web o de una aplicación. Establecen lo que el dueño de la página o aplicación hará con los datos personales y con la información que se genere cuando se utilicen las aplicaciones o servicios.

Qué tener en cuenta a la hora de analizar una aplicación

Consultado por Infobae, Juan Gustavo Corvalán, abogado y director del Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial, de la Universidad de Buenos Aires, dice que las plataformas deben ofrecer una protección mínima a sus usuarios. Para eso hay que verificar que se den las siguientes condiciones:

1. Lenguaje comprensible

2. Política de privacidad en única pestaña

3. Que se ofrecen la información apenas se ingresa a la página o app

4. Considerar un tiempo mínimo para la lectura.

5. Explicar en qué consisten los datos que se compilan

6. Brinda información sobre el tratamiento automatizado.

7. Una explicación respecto de si se usan cookies o píxeles y en qué modo. También explicación sobre si se está elaborando un perfil o scoring, esto último hace alusión a una expresión numérica basada en un análisis para evaluar la solvencia de un individuo.

8. Ofrecer la posibilidad de elegir las acciones con las que está de acuerdo o no, y la finalidad para la cual se transmitirán los datos personales

Aclara que lo óptimo sería que a todo lo anterior se añada información bien organizada y segmentada en títulos para su mejor comprensión lectora. También cree necesario que se brinde información concisa, en una página con tecnología inclusiva y que se detalle la finalidad con la cual terceros podrían recibir la información que se transmite.Los investigadores en ciberseguridad destacan la importancia de leer entre líneas cuando se evalúan los términos y condiciones de una app (Foto: Zacharie Scheurer/dpa)Los investigadores en ciberseguridad destacan la importancia de leer entre líneas cuando se evalúan los términos y condiciones de una app (Foto: Zacharie Scheurer/dpa)

Cuando se aceptan los términos y condiciones se brinda consentimiento para que la empresa almacene, procese, analice o utilice los datos para distintos fines, según se advierte en el sitio Argentina.gob.ar, donde se sugiere mirar algunas de estas cuestiones antes de utilizar una plataforma:

1. Datos de identificación: los datos del profesional o la empresa titular de la página web o tienda online para que los usuarios conozcan a la persona con la que contratan y al responsable de la web en caso de reclamos.

2. Derechos de propiedad intelectual e industrial: se debe informar quién es el titular de los elementos que componen la página web así como el tipo de licencias de uso que se da a los usuarios.

3. Producto o servicio objeto de contratación, pasos a seguir para contratar así como formas de pago, en caso de que corresponda.

4. Reglas de conducta: en el caso que sea necesario registrarse como usuario para usar los servicios hay que tener en claro las condiciones específicas de uso, los derechos que se le conceden al usuario y las responsabilidades que asumirá si su conducta no es acorde con las reglas de comportamiento.

5. Garantías para el usuario, responsabilidades que asume y la legislación aplicable, así como el sistema de solución de conflictos.

A su vez, desde Eset, comparten un informe que da cuenta de los distintos puntos relacionados a las políticas de privacidad que tienen que considerar los usuarios.

Los investigadores en ciberseguridad destacan la importancia de leer entre líneas cuando se evalúa ese aspecto. Puede llevar tiempo pero es un ejercicio útil cuando se toma conciencia de lo que puede implicar brindar tanta información.

Y subrayan que cada pequeño dato es más importante de lo que se cree cuando se presta atención. “Un dato personal e individual recopilado puede aparecer como pieza de intercambio aceptable para acceder a un servicio o utilizar un producto. Lo que podría cambiar una opinión, no obstante, es comprender qué información se recopila cuando se analiza de manera holística”, destacan en el artículo difundido.