Un virus ataca la ofensiva dominicana en la primera quincena de la temporada de MLB

grandes ligas dom

La constipación alcanza los bates desde Toronto en el Este, hasta Anaheim en el Oeste.
SANTO DOMINGO. Largas horas revisando vídeos en el iPad, trabajos personalizados con los entrenadores buscando el problema y descanso, para ver si los cambios surten efectos: ajustes del swing en sentido general.

Es de lo que pudo haber servido la jornada recortada de ayer de las Grandes Ligas, para una serie de toleteros dominicanos, cuyos arranques con el madero ha sido a paso de tortuga.

Mientras a Nelson Cruz no se le puede pitchear, y José Reyes, Jhonny Peralta y Alex Rodríguez van por encima de sus estándares, hay un grupo mayúsculo de bateadores criollos arrastrado el bate en la primera quincena de la temporada. Las luces del grupo que encabeza Cruz esconden grandes tinieblas.

El pelotón incluye a Aramis Ramírez, José Bautista, Edwin Encarnación, Melky Cabrera, Albert Pujols, Starling Marte, Adrian Beltré, David Ortiz, Marcell Ozuna y Manny Machado. La joven promesa Arismendy Alcántara también entra en el grupo.

En el año que ha anunciado puede ser su último en Las Mayores, a Ramírez le ha costado descifrar los envíos desde el montículo. Antes de la jornada de ayer el antesalista de los Cerveceros apenas bateaba para .140 (de 43-6), con dos extrabases (dobles), nueve ponches y sin boleto. El domingo, el conjunto le dio descanso a Ramírez, y en su lugar jugó su compatriota Luis Jiménez (4-1).

Bautista ha compensado con tres cuadrangulares y ocho vueltas remolcadas su baja efectividad para embasarse con el madero y recibir bases por bolas. El guardabosque derecho de los Azulejos batea para .143 (42-6).

También en Toronto, Encarnación va por debajo. El inicialista/bateador designado ha ligado 10 imparables en 50 apariciones (.200), tres de sus incogibles son de más de una base (dos vuelacercas y un doble) con seis remolques y ocho ponches.

Marte también requiere una pausa para estudiar su estrategia en el home, ya que los pitchers se les han adelantado. El jardinero izquierdo de los Piratas se ha ido de 41-7 (.171). Cuatro de esos incogibles se produjeron entre viernes y sábado, este último día con jonrón y cinco remolcadas. El villamellero se ha ponchado 16 veces.

El promedio de Pujols también está muy por debajo de su peso corporal (230 libras). El inicialista batea para .171 (41-7), pero sus tres cuadrangulares, dos dobletes, seis remolques y seis transferencias han evitado que se activen las alarmas en Anaheim.

En Miami, Marcell Ozuna es parte afectada por la constipación ofensiva que atraviesa el que amenaza con ser primer equipo en hacer movimiento en su cueva. De los 10 imparables que ha conseguido el outfielder en 38 turnos (.263) apenas uno supera la inicial (un doble), y acumula 15 ponches.

A Melky Cabrera parece que también le cayó el virus que tiene neutralizado los bates de los Medias Blancas. El gran fichaje del club en la temporada muerta sólo ha impulsado dos carreras, con un doble, y batea para .261 en 46 turnos.

Esta vez la producción de David Ortiz no está levantando la sospecha de otras campañas. El Big Papi sólo batea .220 (41-9), un doble y dos jonrones con cuatro anotaciones producidas y 10 ponches.

El camino para Adrian Beltré acercarse a los 3,00 imparables ha comenzado lento. El encargado de la esquina caliente de los Vigilantes va de 53-8 (.151), con dos dobles, un triple y un jonrón, pero apenas ha remolcado una vuelta en los 13 partidos que ha disputado.

Ramírez, Ortiz y Beltré superan los 35 años de edad, y son los únicos bateadores dominicanos activos que comenzaron la actual campaña en las nóminas de 25 hombres que debutaron en la década de 1990.

Manny Machado hace más gruesa la lista que batea con periódicos mojados. El antesalista de los Orioles va de 45-7 (.156), con un vuelacercas y un doblete en una alineación debilitada con la salida de Nelson Cruz.

En Chicago, lo mejor de Arismendy Alcántara ha sido el batazo ganador que logró en el décimo el pasado día 14. En 26 turnos al joven le ha costado identificar los lanzamientos y mostrar la fuerza jonronera que tiene. Marcha de 26-2 (.077) con 11 ponches.

NPerez@diariolibre.com

 

 

About leno