La “laguna de la malaria” es un foco de temor en Los Alcarrizos

La “laguna de la malaria” es un foco de temor en Los Alcarrizos.

SANTO DOMINGO OESTE. Hacinamiento, una laguna, zonas rodeadas de cañadas, basura y una cancha de baloncesto que se convirtió en un criadero del mosquito anofeles han contribuido con el brote de malaria que mantiene atemorizado a los residentes de los barrios Villa Verde, La Ciénaga y Villa Ogando en Los Alcarrizos, en el municipio Oeste.

La situación se torna más peligrosa, debido a que la laguna está rodeada de viviendas y una escuela pública donde cada día cientos de niños se exponen a las picados del zancudo.

“Hace unos minutos tuvieron que llevar al hospital a varios niños que presentaban síntomas de vómito y fiebre”, dijo Fidel Ernesto Pérez, un residente del barrio Villa Verde; uno de los más afectados.

Sobre el particular, el director de Gestión de la Salud de la Población del Ministerio de Salud Pública, José Manuel Puello, informó que mantienen un operativo en toda esa zona con la búsqueda activa y se ubican los casos.

Sostuvo que esa zona tiene un factor de transmisión intermitente, o sea no es que todos los años ni que siempre se desarrolla transmisión y hay casos, sino que en los últimos años se han registrado algunos brotes.

Asegura Puello que antes de conocerse públicamente los casos de malaria, desarrollan acciones de diagnóstico oportuno y se trata al paciente con medicamentos estrictamente supervisados y que provee el programa del Ministerio de Salud.

También están las intervenciones vectoriales que consisten en aplicar insecticida en las paredes de hogares en riesgo de tener el mosquito, fumigación de la zona afectada y la donación de mosquiteros especiales que contienen insecticidas.

En las últimas tres semanas el sistema captó 49 casos de malaria que superan en 48% los registrados el año pasado a la fecha, de los cuales 65% corresponde a residentes de estas zonas oeste del Gran Santo Domingo. El reporte epidemiológico indica que en todo el país se han confirmado 254 casos de malaria, sin mortalidad reportada.

Para tomar en cuenta con los insecticidas de larga duración
Aconseja Puello que las paredes que son impregnadas por el insecticida no pueden ser lavadas durante un máximo de seis meses, de lo contrario, cuando el mosquito entre en contacto o se pose en la pared no muere, como es el propósito.

En el caso de los mosquiteros, se aconseja que antes de utilizar la protección estos sean tendido bajo la sombra en un lugar apropiado, antes de las 24 horas de su primer uso para evitar cualquier reacción de la piel ante el contacto con el producto de efecto residual, como es picazón.

El mosquitero solo resiste hasta 20 lavadas, de manera, que si lo lavan todos los días, durará ese tiempo, si lo hacen semanalmente, durará el efecto 20 semanas y así sucesivamente.
#PrensaActivaRD

About Papaleno Martinez