El último mensaje de esta joven de 19 años a su padre se lo envió desde el celular mientras visitaba el parque de atracciones de Walt Disney en Orlando (Florida).

El último mensaje de esta joven de 19 años a su padre se lo envió desde el celular mientras visitaba el parque de atracciones de Walt Disney en Orlando (Florida). “Oh, el castillo está muy lindo con las luces”, escribió Sarah Stern a su padre, Michael, el 1 de diciembre de 2016. Luego añadió un dibujo de una estrella fugaz.

Dos días después, casi a medianoche, un chofer de Uber vio un carro plateado aparcado en un puente junto a la costa de Nueva Jersey y llamó a la policía. No había ningún signo de que el vehículo se hubiera averiado, y tenía las llaves aún puestas, así que los agentes comenzaron a buscar al conductor.

“Sarah, ¿dónde estás?”, escribía entre tanto Michael a su hija, que llevaba varias horas ya desparecida, “Sarah, ¿qué está pasando?”.

La joven había sido vista en su domicilio de Neptune City, un pequeño pueblo costero de Nueva Jersey. Los investigadores pronto determinaron que el vehículo abandonado, un Oldsmobile Eighty-Eight de 1994, pertenecía a la abuela de Sarah.
Lo que pasó, según los investigadores, es que McAtasney descubrió que la joven tenía una caja de zapatos llena de dinero que su madre había dejado tras morir de cáncer cuatro años antes, unos 25.000 dólares que guardaba en una casa en la playa sin que su padre supiera de su existencia.

La chica había usado ese dinero para viajar a Florida y a Canadá, para pagar tratamientos médicos a su perro, o para comprarle una televisión a su abuela, según relata el diario The Washington Post.

McAtasney  supo de la existencia de esa caja de dinero, en la que creía que podía haber hasta 100.000 dólares. En la cena de Acción de Gracias de 2016, pareció confesarle a un amigo, Anthony Curry, un director de cine de terror de 21 años, cómo llevaba meses planeando cómo matar a la joven para que pareciera un suicidio.

“Me dijo que iba a reunirse con Sarah, que ella había encontrado el dinero”, testificó Curry ante la corte el pasado jueves. “Iban a contarlo juntos, él iba a estrangularla, a matarla. La llevaría al puente, la lanzaría, y luego huiría en el vehículo de Preston. Iban a enterrar el dinero y dejar las llaves puestas para que pareciera que se había quitado la vida”.

 

About Papaleno Martinez