Carretera turística nueva vez entre deslizamientos y hundimientos.

Santiago.-Las lluvias no dan tregua a los deslizamientos de tierra, con nuevos hundimientos y colapso de viviendas en la carretera turística Gregorio Luperón.

El pasado mes de noviembre, autoridades de los distritos municipales en los 60 kilómetros de trayecto desde la comunidad de Gurabo en Santiago hasta Puerto Plata pidieron declarar esa importante vía en estado de emergencia.

Los derrumbes no solo ocasionaron que quedaran aisladas, e intransitable, sino que afectó a productores agrícolas.

Con las lluvias des este fin de semana, al menos cuatro casas y un colmado quedaron a punto de colapso en las comunidades de Palo Quemado y La Cumbre.

Uno de los que tuvo que desalojar su vivienda e irse a un lugar seguro fue Fernando Rodríguez, residente en la comunidad La Cumbre, en el kilómetro 18 de la carretera turística.

Sin embargo, su hermana Gladis Rodríguez, soltera y madre de dos niños no ha podido hacer lo mismo y permanece a la espera de la ayuda prometida por las autoridades el Instituto Nacional de la Vivienda.

“Sé que los deslizamientos harán que tenga que salir, aunque sigo esperando que vengan las gentes del INVI como lo prometieron. Si corrigen la parte afectada y colocan gaviones entonces no tendré que abandonar mi casa que con tanto esfuerzo levante”, apunta Gladis Rodríguez al halar con reporteros de El Caribe.

En la comunidad de Palo Quemado, se han registrado dos nuevos derrumbes que amenazan la importante vía. Las grietas y deslizamientos de tierra son otros de los temores que enfrentan sus residentes.

José Rafael Hilario, lleva 60 años residiendo en Gurabo Arriba. Ahora cada vez que se desplaza a pies por la carretera turística lo hace con toda la precaución por temor a caer en un precipicio.

“Mi esperanza es que se haga el nuevo trazado cerca de esta carretera para así  estar más seguros, pues actualmente con las condiciones en que se encuentra no sabemos que puede pasar”, apunta José Rafael Hilario.

En el tramo de la Cumbre de Juan Veras, con la falla en la cordillera septentrional varias casas resultaran destruidas hace varios años.

Con las más recientes lluvias, se presentaron dos nuevos hundimientos en la carretera.

Las aguas de noviembre causaron además que otras seis viviendas colapsaran y aún permanecen sepultadas bajo el lodo.

Un censo levantado en el año 2005, establecía la necesidad de desalojar 200 casas y reubicar igual número de familias que viven en todo el trayecto de la vía, debido a los hundimientos en comunidades como Palo Quemado y la Cumbre de Juan Veras.

Representante de organizaciones comunitarias y de transporte demandan agilizar la intervención de la vía.

 

 

CITYSANTIAGO.COM

About Papa Leno