PALABRAS DE ALIENTOS EN TIEMPOS DIFÍCILES: PARÁBOLA DE JESUCRISTO…


“El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. Otra parte cayó sobre la piedra y, después de nacer, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella la ahogaron. Y otra parte cayó en buena tierra, nació y llevó fruto a ciento por uno.” Hablando estas cosas, decía con fuerte voz: “El que tiene oídos para oír, oiga.”

Probablemente la mayoría de las personas les gusta tener un césped bonito alrededor de su casa. Esto es cierto. Anteriormente teníamos un jardín precioso en frente de nuestra casa, pero desafortunadamente, malas hierbas han crecido y lo han arruinado. Desafortunadamente no quite las malas hierbas cuando aparecieron, así que para hacerlo bonito de nuevo, tendré que destruir el jardín entero y empezar de nuevo.

Es asombroso que tan fácil crecen las malas hierbas, pero para mantener un buen jardín se necesita cuidado constante. Espero que este verano pueda hacer el esfuerzo para plantar nuevo césped. Para hacer esto, tendré que destruir el césped que hay ahorita, re-cultivar cuidadosamente la tierra, y comprar fertilizante antes de plantar la semilla para el nuevo césped, entonces tendré que cuidarlo para que haga raíz y crezca.

Es exactamente lo mismo con la “semilla y tierra” ilustrado por Jesús en la parábola en la Escritura de hoy. La semilla representa el mensaje de Dios que encontramos en su Palabra la Biblia – un mensaje que incluye el mensaje de salvación – y, como explico Jesús, las cuatro tierras representan todos que escuchan el mensaje de Dios y lo que hacen como respuesta a ello.

Las cuatro tierras son mejores explicadas en las palabras de Jesús: “Ésta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Los de junto al camino son los que oyen, pero luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra para que no crean y se salven. Los de sobre la piedra son los que, habiendo oído, reciben la palabra con gozo, pero no tienen raíces; creen por algún tiempo, pero en el tiempo de la prueba se apartan. La que cayó entre espinos son los que oyen pero luego se van y son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. Pero la que cayó en buena tierra son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.”2

La pregunta de hoy para nosotros es esta: “¿Qué tierra te representa a ti?” ¿Has aceptado el mensaje de Dios de perdón y vida eterna y lo has permitido crecer en “buena tierra que da fruto”?

Sobre admin